Perdida de deseo sexual con los años: Causas y posibles soluciones

Elvira Blasio | 24 Junio 2021

pareja triste discutiendo 05

La pérdida de deseo es un problema que en algún momento afecta a todas las parejas, pero es solucionable, con amor y comunicación se superan todas las crisis.

La falta de deseo sexual en las parejas estables es un tema bastante común hoy en día, problemas como la rutina, las obligaciones y los hijos contribuyen, y no necesariamente es falta de amor. Los expertos dicen que despertar el deseo en el otro es el paso fundamental para disfrutar de una relación sexual placentera.

Las 5 causas más usuales que llevan a la pérdida del deseo sexual

1. Rutina: cuando el sexo se hace siempre de la misma forma y en el mismo lugar, llega el aburrimiento. A veces sientes que la parte física no define la relación.

2. Edad: la menopausia en la mujer puede causar falta de deseo.

3. Mala comunicación: el desgaste y la rutina deterioran la pareja, a veces uno de los integrantes se puede ver obligado a tener relaciones sin disfrutarlo, solo por cumplir.

4. Disfunciones o dolor: sequedad vaginal, irritaciones, infecciones, provocan un trastorno del deseo.

5. Estrés, ansiedad: el trabajo, las obligaciones, ocupan mucho tiempo y comienza a desinteresar el sexo y la pareja. Esto no te permiten disfrutar.

¿Qué podemos hacer para recuperar el deseo?

- Erotizarnos: provocar situaciones eróticas con la pareja, mensajes de texto, llamadas antes del encuentro, jugar, utilizar disfraces, juguetes, literatura erótica, agregar implementos novedosos que provoquen reacciones.

- Comunicarse: hablar con el otro, como nos estamos sintiendo, que queremos cambiar, que nos hace bien o mal, si existe dolor o problemas ginecológicos consultar, pero siempre deben intervenir los dos integrantes de la pareja, de esa manera solucionar lo que nos hace sufrir o estar mal.

- Evitar la rutina: buscar formas de innovar, en otros lugares, a horas distintas, así como mantener una frecuencia durante la semana. El deseo se incrementa con la práctica y disminuye con los períodos de abstinencia. 

- Tener un espacio: buscar un tiempo para la pareja sin interrupciones, donde se puedan dedicar uno al otro, tranquilos para poder disfrutar. Agrega música, olores, sabores, y algo novedoso al encuentro.